Injuries make you smarter, better

Un trece de diciembre, hace tres años en tacones extremadamente altos, tropecé con una parte elevada del pavimento y de inmediato caí al suelo sobre mi lado derecho. Mi reacción inmediata fue levantarme y saltar con mi pie izquierdo hasta mi carro, abrirlo, sentarme y analizar que era lo que estaba pasando. No moví mi pie derecho, pues me dolía, no tanto como tal vez pensé de pequeña que dolería una quebradura, pero si como para saber que algo no estaba bien.



Llamé a un amigo y llorando traté de explicarle lo que había pasado, me llevó hielo y pasé un par de horas en el carro en lo que mi novio (mi ahora esposo) terminaba lo que fue tal vez la noche más intensa de trabajo que pudo haber tenido en los últimos 3 años. Irónicamente yo iba al carro a cambiarme a unos zapatos más cómodos pues había bastante trabajo que hacer y no podía ayudar en tremendos tacones. Al día siguiente amanecí con menos dolor pero con un morete gigante en mi pie derecho, mi mamá insistía que me lo había quebrado y yo, al no sentir tanto dolor no me lo creía. Hablé con un amigo médico y me recomendó hacerme unos rayos x, ya que consideró que podía ser desde un esguince hasta una fractura. Como era domingo tuve que esperar al lunes y en mi mente pasaban mil cosas, pues antes había tenido lesiones pero jamás algo que me dejará sin bailar más de una semana. Recuerdo que empecé a planear mis clases de manera distinta, para que no requiriera mi completo movimiento físico y entre las ganas llorar y el alivio de que el accidente no había sido bailando, me dieron la noticia que cambió mi vida como bailarina para siempre. “Tiene quebradura de peroné y hay que operar, si ponemos yeso, puede que el pie no regrese a tener su completa recuperación entonces hay que poner 2 tornillos…etc, etc. “ La quebradura, la operación y el mes de descanso fueron un poco difíciles pues siendo una persona tan activa, el quedarme quieta un mes me costó muchísimo y con mente positiva realicé mis terapias y sin pena me fui a meter a clases, talleres etc, aunque sabía que mi desempeño era una vergüenza. Por unos meses de verdad pensé que jamás volvería a bailar como en mis mejores años (2008-2011) y sin embargo en el proceso de recuperación que puedo decir que jamás terminará, me di cuenta que el tiempo, esfuerzo y disciplina que le he invertido a mejorarme de mi lesión fue la cantidad que le invertí del 2008 al 2011, y que del 2012 al 2014 lo había perdido. Fue gracias a este “descanso” que entendí lo importante que es trabajar diariamente en mi danza, por que lo importante no es una meta, si no que todo lo que pasa o se hace en el “in between”. Antes del 2007 realmente mi condición física de bailarina era buena pero había llegado a un tope y con los años, con mejores clases y profesores aprendí a llegar a otro nivel, el nivel que yo quiero estar, lo digo en presente ya que luego de mi lesión aprendí que es una tarea diaria y que cada día tengo que trabajar para rendir a ese nivel que quiero, que no es una meta de 6 meses o de 3 años, si no es una meta de 24 horas, si no ejercité y no dí mi 100% hoy en las clases o en lo que bailé, ya no lo hice y perdí la oportunidad. Ahora, ya no me preparo solo para una presentación, para un vídeo o sesión fotográfica; me preparo para cada día que bailo, para cada coreografía que enseño, para cada vez que tengo la bendición de hacer lo que me gusta, recordando el mes que deseaba poder estar girando y saltando de un lado al otro y que me enseñó que nunca es tarde para volver a empezar y que siempre, siempre podemos aprender algo nuevo y muchas veces también que los descansos son necesarios, cualquiera que esté sea nos dá nuevas energías, nos da perspectiva. Así que los dejo con esta historia con la que regreso a mis posts semanales en el blog, después de un largo descanso de escribir, del cuál ya les contaré más adelante.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Basic Black

© Copyright 2020 DV DANCE - Created by: Paola Roldán